Si estás en proceso de búsqueda de un nuevo hogar o ya te has decidido y quieres poner tu casa a la venta, estas 5 claves para revalorizarla te van a permitir aumentar su valor en el mercado.

Cuando hablamos de revalorizar una casa nos referimos a la realización de pequeñas mejoras y reformas para alcanzar el mayor precio de venta y atraer a los posibles compradores, asegurándonos de que la primera impresión es más que positiva ya que según el Observatorio 360 de la Vivienda y la Reforma en el Hogar: 7 de cada 10 viviendas de segunda mano que se venden en España están reformadas.

Una reforma integral con un coste medio de 50.000€ para un piso de 90m2 supone una revalorización media del 20%.

La mejor opción: Cambios pequeños pero efectivos

  1. Optimizar la distribución para ganar espacio
  2. Reforma y renueva los elementos más importantes
  3. Mejora la iluminación
  4. Espacio para almacenaje
  5. Cuida los acabados y la decoración

 1. Optimizar la distribución para ganar espacio

A la hora de optimizar el espacio prima más la funcionalidad que los m2 ya que estos últimos no dependen de nosotros. El número de habitaciones o su amplitud será algo que se tenga en cuenta a la hora de comprar una nueva vivienda por lo que los pasillos o zonas muertas pueden penalizarnos.

Si es tu caso, considera tirar algún tabique o añadir o quitar alguna habitación. La amplitud y la luz de los espacios generosos aumentan las posibilidades de venta, siendo casi un 10% del valor de la revalorización de tu casa.

 2. Reforma y renueva los elementos más importantes

Cuando estamos buscando un nuevo hogar, las calidades y el estado de la vivienda son unos de los aspectos a los que se presta mayor atención. Por eso, una de las cosas más importantes a la hora de revalorizar tu casa, será la de reemplazar los elementos en mal estado o sustituir materiales que puedan causar mala impresión.

En este sentido, la creatividad juega un papel crucial cuando no se dispone de mucho presupuesto. Optar por materiales que estén de moda para darle un lavado de cara a la cocina, el baño o el salón pueden marcar la diferencia durante la visita a la vivienda.

El menos es más de la técnica llamada Home Staging, también es una máxima que debe aplicarse aquí ya que enseñar una casa poco saturada, además de ampliar los espacios permite que el comprador pueda imaginarse el uso que él podría darle.

3. Mejora la iluminación y la climatización

La iluminación natural de una casa es otro de los factores cruciales en la decisión de compra. Si tu casa recibe mucha luz exterior debes sacarle todo el partido: Cortinas claras que aumenten la profundidad y la claridad de la estancia, abiertas y ventanas que cobren protagonismo. Si las ventanas son pequeñas o no recibe mucha luz natural, los marcos blancos pueden ayudar a aumentar su tamaño.

En cuanto a la iluminación artificial, contar con elementos que permitan el ahorro energético no solo contribuye con el medioambiente, sino que también llama la atención de tus compradores y hacen que tu vivienda destaque. Bombillas de bajo consumo o led, ahorran respecto a las tradicionales y ofrecen unas luces más cálidas. Especial atención debe ponerse también en el estado de enchufes e interruptores ya que con una pequeña inversión contribuyen a la mejora general del espacio.

El aislamiento de las ventanas y puertas también puede ser clave. Si tu vivienda necesita unas nuevas, elige ventanas de doble cristal y marcos de PVC, que mejorarán el aislamiento térmico y acústico.

4. Espacio para almacenaje

Es importante que los futuros compradores no vean espacios sin aprovechar. Si cuentas con elementos que faciliten este aspecto sin necesidad de eliminar metros cuadrados será todo un punto a tu favor. Hay que evitar, dentro de lo posible los largos pasillos o rincones vacíos aprovechándolos para colocar espacios de almacenaje: armarios, estantes, altillos… Sacar el máximo partido a los metros de la vivienda tiene muchas más posibilidades de triunfar en la venta y aumentar su valor en el mercado.

En las habitaciones apuesta por los armarios empotrados ya que eliminan huecos vacíos y nunca pasan de moda. Si tu vivienda ya dispone de ellos, pero están algo antiguos, plantéate un cambio de puertas o píntalas para darle un nuevo aire y contribuya a la ampliación del espacio.

5. Cuida los acabados y la decoración

La pintura, las paredes, la limpieza, las mezclas de estilos; los detalles son importantes y más si afectan a la funcionalidad de la vivienda. Examínala con ojos de comprador y vigila que no haya humedades, manchas, desconchones…

Simplemente cambiando los suelos, el alicatado de los baños y cocina o pintando las paredes ofrecerás una impresión mucho más actualizada que incrementen las posibilidades de venta y el valor de tu piso.

Por otro lado, la decoración es uno de los aspectos principales para causar una buena impresión. La madera siempre es una buena opción porque aporta calidez. Paredes lisas y de colores neutros también ayudan a ofrecer una mejor visión del espacio. Además, es conveniente seleccionar bien los elementos decorativos para que la casa se muestre de la forma más neutra posible sin restarle personalidad.

¿Cómo saber si has revalorizado bien tu casa?

Una vez hayas aplicado las mejoras que hayas creído conveniente en Inmobiliaria Ares realizamos un informe de Tasación de vivienda completo, totalmente gratuito y sin compromiso y te asesoramos sobre cuál es la mejor forma de vender tu casa.

¡No dudes en contactarnos!

 

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola, Soy Ángela ¿En qué puedo ayudarte?